Estrella del salón de París 2016, luce la firma luminosa que emplean los últimos Renault a la venta. Su carrocería está hecha de fibra de carbono y su motor eléctrico, derivado del que emplea el monoplaza de la firma francesa en la Fórmula E, entrega 350 CV y 380 Nm.

Como curiosidad, la cúpula que cierra el habitáculo bascula hacia delante para poder acceder al interior.