El salón de Ginebra de 2016 albergó la presentación de esta berlina futurista, con 4,90 metros de longitud y aspecto de coupé, que posee un reducido coeficiente aerodinámico (Cx) de 0,18.

Dispone de dos modos de conducción, Ease y Boost. Con el primero, el vehículo se convierte en un modelo autónomo. Por eso, el volante y la consola central se retraen.

En cambio, con el segundo, el conductor disfruta de información muy útil, como la velocidad adecuada en la siguiente curva o el punto de frenada.