El primer León CUPRA R se pasó a un motor de garantías, el turboalimentado 1.8 20VT, con 210 CV de potencia. 

En su segunda evolución, SEAT Sport le sacó 15 CV más al motor, hasta alcanzar los 225.

Con un precio algo superior a los 27.000 euros, ofrecía una de las mejores dinámicas de conducción de la época y unas prestaciones muy buenas: 242 km/h de velocidad máxima y 6,9 segundos en el 0 a 100.