Este Subaru es lo más parecido a un coche de rallies sin pegatinas. Apoyado en su sistema de tracción total Symmetrical All Wheel Drive Multi-Mode DCCD, cuenta con una capacidad increíble para avanzar a toda velocidad por firmes deslizantes, así como con un diferencial central con distintos grados de bloqueo.

Por lo demás, su motor turboalimenado de gasolina, de cuatro cilindros bóxer y 2,5 litros litros de cilindrada, desarrolla 300 CV de potencia y ofrece unas prestaciones más que razonables: pasa de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y alcanza 255 km/h.