Si hay un compacto con una eficacia comparable a la de un superdeportivo en tramos de curvas, ese es el Ford Focus RS 2018.

Está impulsado por la mecánica turboalimentada de gasolina 2.3 EcoBoost, de 350 CV, que le permite pasar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y, aunque en una carretera de montaña jamás alcanzará los 263 km/h de velocidad máxima que declara, no deja de ser un dato excepcional para un compacto. 

Sin embargo, lo que permite a este Ford marcar la diferencia respecto a sus competidores es su efectivo sistema de tracción total que, incluso, cuenta con un modo Drift pensado para derrapar.