Vaya por delante que su sucesor ya se ha presentado, pero mientras llega al mercado, nos quedamos con el excepcional Jeep Wrangler Rubicon. Un todoterreno pensado, del primer al último tornillo, para ser eficaz fuera del asfalto... como demuestra el hecho de que cuente con un desagüe en el habitáculo.

De hecho, ningún otro coche del mercado es capaz de seguir al Jeep Wrangler Rubicon cuando la situación se complica de verdad, ya que su sistema de tracción total conectable con reductora (normalmente funciona como un propulsión trasera), dotado de bloqueos de diferencial delantero y trasero, junto a unos recorridos de suspensión amplísimos y unas buenas cotas, le aportan una capacidad excepcional para avanzar en cualquier circunstancia.