Disponible con carrocerías de tres y cinco puertas, el Toyota Land Cruiser es un TT tremendamente eficaz en campo pero, a la vez, ofrece un razonable confort de marcha en carretera.

Entre sus tecnologías off road, se encuentra la posibilidad de equipar una suspensión neumática, los bloqueos de diferencial delantero y trasero, y el control dinámico de la conducción Multi-terrain Select.

Este último, permite seleccionar varios modos de conducción, en función de la superficie por la que se circule: barro y arena, piedras sueltas, baches, piedras y tierra, y rocas.