Una leyenda del 4x4 que nació en 1979, cuya segunda generación se ha mantenido, sin grandes cambios de diseño. Sin duda, se trata de uno de los automóviles favoritos de los expertos cuando se trata de superar situaciones complicadas.

Y es que, además de sus enormes recorridos de suspensión, este Mercedes-Benz cuenta con un sistema de tracción total, dotado de reductora y tres diferenciales bloqueables, que le permiten avanzar por, prácticamente, cualquier superficie.