Nada menos que 16 años (entre 1974 y 1990) permaneció a la venta este deportivo italiano, con carrocería de aluminio y fibra de vidrio, propulsión trasera y un motor V12 de gasolina.

Al comienzo, este propulsor cubicaba 4,2 litros y desarrollaba 375 CV. Después, en 1985, como respuesta al Ferrari Testarossa, la cilindrada aumentó hasta los 5,2 litros y la potencia, hasta los 455 CV.  

La última versión del Countach se denominó 25 Aniversario, tras la cual el coche fue sustituido por el Diablo.