Aún a la venta, el roadster japonés se estrenó en el mercado en 1989 con esta carrocería de faros escamoteables. La primera entrega podía elegirse con motores de 1,6 litros y 115 CV, y de 1,8 litros y 133 CV.  

Su contenido peso, su bajo centro de gravedad y la propulsión trasera le han convertido, durante estos 29 años, en uno de los vehículos más divertidos de conducir. Además, puede presumir de ser el descapotable más vendido del mundo.