El caso de este Ferrari es un tanto especial... y por eso merece estar en el listado. Ya que, lejos de emplear un motor de F1, como hacen el resto de integrantes de la lista, estrenó el propulsor que empezaron a utilizar los monoplazas de Ferrari en la Fórmula 2, en 1968. Temporada en la que algunos de sus pilotos eran Jackie Ickx, Derek Bell y Chris Amon.

Estrenado en 1967, en esencia, se trataba de un bloque atmosférico de gasolina, con arquitectura V6 y 2,0 litros de cilindrada, que entregaba 180 CV de potencia.