La decisión de Volkswagen de incluir dos variantes en la familia del Tiguan, de cinco y siete plazas, ha demostrado ser, estratégicamente, acertada. 

Esta oferta se adapta perfectamente a los distintos mercados, lo que le permite ser el tercer SUV más adquirido del año. Al menos por ahora, es más demandado que el T-Roc.