Nacido en 1966, desde 1974 es uno de los automóviles más vendidos en el mundo. De hecho, fue el rey de las matriculaciones durante varios años.

La cosa no queda ahí, porque en 1997, se convirtió en el coche más producido de la historia, al superar al Volkswagen Beetle. En 2013, se ensambló la unidad 40 millones.  

¿El secreto de su éxito? Su fiabilidad, su utilidad... y su presencia en prácticamente todos los mercados globales.