El cambio de filosofía emprendido en la última generación de este coche ha supuesto un éxito inesperado... incluso para la propia Nissan. Resumiendo esta transformación, pasó de ser un SUV con destacadas cualidades off road a un Qashqai de siete plazas.

Su diseño no es especialmente llamativo, pero gracias a una excelente relación entre precio y equipamiento, puede presumir de ser el SUV más vendido del mundo.