Para muchos entusiastas de los coches, nada podría ser tan dulce como estar a los mandos de un Porsche. Pero el fabricante de automóviles produce algo aún más sabroso...

La planta de la marca germana en Leipzig alberga alrededor de 3 millones de abejas, que generan alrededor de 1.000 kilos de miel (aproximadamente, el peso de un 911 clásico) cada año.

Este producto se vende al público, pero no se encuentra en establecimientos. Solo está disponible en la tienda de regalos del centro de atención al cliente, y se vende casi tan rápido como un GT2 RS recorriendo Nürburgring-Nordschleife.