Normalmente, Bentley construye y vende alrededor de 11.000 automóviles cada año, pero en el momento álgido de la recesión mundial, en 2009, solo comercializó 3.600 unidades.

Para mantenerse ocupados, los trabajadores en Crewe comenzaron a fabricar muebles, del mismo lujo que los interiores de los vehículos. Ahora que los empleados vuelven a estar centrados en los coches, el fabricante de automóviles todavía ofrece la línea de muebles Bentley Home, pero asociado con Luxury Living Group, para producir sofás, sillones, mesas o camas.

¿Quieres un sofá hecho del cuero y la madera del interior del Mulsanne? Te costará casi 25.000 euros, una cifra con la que podrías adquirir un SUV compacto bien equipado.