Tal vez este Lancia te parezca una clásica berlina, pero lo cierto es que bajo el capó incorpora el propulsor F105L de origen Ferrari. En concreto, se trata de un bloque 2,9 V6, con 32 válvulas, heredado del Ferrari 308.

Con 215 CV bajo el capó, el Lancia Thema 8.32 se convirtió en el coche de tracción delantera más rápido del mercado, acelerando de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, de 0 a 1.000 metros en 26,8 y alcanzando una velocidad máxima de 240 km/h. Más tarde, en 1989, redujó su potencia a 205 CV, para ajustarse a las normas anticontaminantes.