Este utilitario, también conocido como Supercinco GT Turbo, fue el mayor representante de los GTI con motor turboalimentado de los años 80. 

Cuando apareció, en 1986, estaba impulsado por un motor turboalimentado de gasolina, de 1,4 litros, que desarrollaba 115 CV, ofrecía un par máximo de 160 Nm y unas prestaciones superiores a las de casi todos sus rivales, con una aceleración de 0 a 100 en 7,6 segundos y 201 km/h de velocidad máxima…

En esencia se trataba del mismo propulsor que rendía 105 CV en el Renault 11 Turbo, pero con retoques como un nuevo árbol de levas, una relación de compresión que se rebajaba de 8,1:1 a 7,9:1 y un turbo que incrementaba la presión de soplado de 0,62 a 0,7 bares. 

A mediados de 1987, recibió un restyling que introdujo un carburador Solex y mejoras en el encendido y en el turbocompresor Garret T2, para hacer su respuesta más progresiva. Asimismo, se incrementaron la potencia hasta los 120 CV y la velocidad máxima hasta los 204 km/h.