Hemos utilizado el Ford Sierra como ejemplo, aunque el motor Cosworth que lo impulsaba también llegó a su sucesor, el Ford Escort RS Cosworth.

Esta mecánica de 1.993 cmy cuatro cilindros, entregaba 204 CV (227 en el Escort RS) y disponía de toda la tecnología que podía incorporar un propulsor de gasolina en la época: doble árbol de levas en cabeza, culata de cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica Weber, un turbocompresor Garrett TO-3B que soplaba a 1,55 bares y un intercooler.

¿Sus prestaciones? Aceleraba de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos y pasaba de 0 a 1.000 metros en 26,5 segundos.