El motor del Delta Integrale 8v era una evolución del bloque turboalimentado, de 2,0 litros, que ya utilizaba Lancia.

Estaba dotado del sistema de inyección Weber Marelli, al que se añadieron nuevas válvulas, pistones y el turbocompresor Garret T3, con una presión de soplado que llegaba hasta los 1,0 bares, gracias a la función 'overboost'. 

Aunque en principio desarrollaba 185 CV, gracias a sucesivas evoluciones llegó hasta los 215 CV, de la versión Evolucione II.