Basado en el 488 GTB e inspirado en el mítico F40, este superdeportivo deja boquiabierto a cualquiera. Como curiosidad, su dueño lo estrenó en el circuito de Fiorano, así que el coche tuvo un 'bautizo' movido...

Entre sus peculiaridades, se encuentra la cubierta del motor, que ya no está formada por un cristal. Ahora, se ha ubicado un panel de fibra de carbono, con tres franjas transversales.