Nissan solo fabricó una unidad de calle del modelo con el que pretendía asaltar el trono de las 24 Horas de Le Mans, a finales de los años 90. 

Así, nació el Nissan R390 Road Car, un modelo con un motor 3.5 V8 biturbo, de 560 CV, que actualmente descansa en el museo de la firma en Japón. En cualquier caso, podría salir airoso del encuentro con una caseta de peaje de los alrededores de Mónaco, ya que apenas declara 1,14 metros de alto.