Fabricada para todo el mundo en Villaverde (Madrid), la primera generación del modelo francés gustó mucho, gracias a su original carrocería... y a su precio contenido. Desde luego, Citroën acertó de pleno con este vehículo, que se situaba a medio camino entre los SUV y los monovolúmenes de pequeño tamaño.  

Veremos qué tal responde la segunda entrega del vehículo (en la foto). El nuevo C4 Cactus acaba de llegar para sustituir al C4 y luce una estética algo más convencional que su predecesor, aunque manteniendo una línea fresca y desenfadada.