Si hubiésemos apostado nuestros ahorros a que el Qashqai iba a ser, año tras año, el SUV más adquirido en España, ahora mismo seríamos millonarios. 

Solo puede calificarse como increíble el éxito comercial de este vehículo, a la venta desde 2007. Sus dos generaciones han convencido a cientos de miles de clientes en España, gracias a su tamaño compacto y a su destacada relación entre precio y equipamiento. 

A pesar de la numerosísima competencia existente, nadie ha sido capaz ni de acercarse a sus cifras de matriculaciones.