Los Peugeot 205 incluían una carrocería galvanizada por completo, algo que hace que sean más resistentes al óxido que muchos coches de la época, pero eso no significa que sean indestructibles. Si ha habido algún accidente, el óxido puede hacer acto de presencia. 

Debes prestar atención a las versiones con techo solar, pues tienen un sellado menos eficaz en el parabrisas y, por lo tanto, pueden tener óxido alrededor del parabrisas delantero.

Otro puntos a revisar son la unión del techo con el pilar trasero, los extremos de la carrocería, los pasos de rueda o el soporte de la batería, ya que podrían estar oxidados.