Cuando el transbordador Endeavour regresó a California, tras terminar su carrera espacial, lo hizo a lomos de un Toyota Tundra. En concreto, el mencionado pick-up recorrió 20 kilómetros por las calles de Los Ángeles, desde el aeropuerto hasta el museo en el que descansa actualmente.