¿Qué podría ser más yanqui que remolcar una enorme bandera de barras y estrellas con un Chevrolet o un Ford pick-up? Chevrolet lo hizo en primer lugar con el Silverado, remolcando una bandera de 12 metros de ancho y 24 de alto. Poco después, fue el turno de Ford en Homestead, Miami, con un ejemplar de 13,7 metros por 28.