También un modelo familiar atrae la atención del preparador germano. En esta ocasión, BRABUS ha potenciado varios motores de la gama. Por ejemplo, la variante E 200, dotada de un propulsor turboalimentado de gasolina, de 2,0 litros y 184 CV, pasa a desarrollar 224.

Asimismo, la E 250 entrega 245 CV, en lugar de 211, y la turbodiésel E 350d alcanza los 309 CV. 

El dinamismo del vehículo mejora gracias a las suspensiones revisadas y a los neumáticos de mayor anchura y perfil más bajo.