A partir de un Mercedes-AMG GLS 63 4MATIC, BRABUS ha sacado la 'varita mágica' para modificar el motor V8 biturbo del SUV alemán y extraer de él 850 CV y 1.450 Nm. Con él, tarda en acelerar de 0 a 100 km/h solo 4,2 segundos. 

La suspensión neumática del vehículo ha recibido una puesta a punto específica, con la que se consigue reducir en 30 milímetros la altura libre al suelo. Por supuesto, todo va acompañado por componentes deportivos, como paragolpes específicos y cuatro salidas de escape.