"En F1 quieres ganar a todos, especialmente a tu compañero de equipo porque es la única referencia que tienes. Aquí no se trata de puro rendimiento, sino que el tiempo por vuelta varía mucho. Se trata de acabar la carrera sin incidentes y sin errores, compartiendo con tus compañeros. Tienes que avisar de los defectos del coche al piloto que te releva, es parte de la filosofía".