Ubicado en la localidad británica homónima, el 13 de mayo de 1950 albergó la primera carrera de Fórmula 1 organizada por la FIA (Federación Internacional de Automovilismo).