Tal vez, nos encontremos ante el descapotable más bello del mercado. Pero además, el Aston Martin DB11 Volante cuenta con una capota de lona tan elegante como veloz: se abre en 14,0 segundos y se cierra en 16,0.

Se puede accionar hasta 50 km/h y cuenta con ocho capas, de modo que el aislamiento del exterior es excelente.