La octava generación del Ford Fiesta es uno de uno de los utilitarios más modernos, algo que se percibe en su carrocería, de 4,06 metros de largo, su excelente dinámica de conducción o un nivel tecnológico superior a la media.

Eso se debe a que incorpora elementos como un sistema de estacionamiento asistido, un sistema de sonido B&O Play (marca perteneciente a Bang&Olufsen), con 10 altavoces o el denominado Ford MyKey, que puede limitar previamente la velocidad máxima a la que puede circular el coche desde la llave, entre otras opciones.

Entre las novedades más destacadas de esta entrega, se encuentran una carrocería con aspecto de todocamino, denominada Active, así como la variante deportiva ST, impulsada por una mecánica 1.5, de tres cilindros y 200 CV.