Desde finales de 2017, Skoda dejó de aceptar pedidos del Yeti, un SUV de corte urbano, que lucía un diseño muy personal.

A partir de ese momento, dejando las unidades en stock a un lado, los interesados por un todocamino de la firma checa han tenido que dar el salto al nuevo Karoq, más moderno y tecnológico, o al Kodiaq, una opción confortable y espaciosa.