Sabemos lo que estás pensando: la imagen de este mastodonte es de todo menos deportiva. De hecho, compartimos tu opinión e íbamos a incluir un SQ5 en el listado. 

Sin embargo, la presencia de este Q7 tan especial está justificada por su monstruoso motor V12 TDI, biturbo, con 500 CV de potencia, que ofrecía un par máximo de 1.000 Nm. Por tanto, no es de extrañar que, a pesar de su elevado peso, alcanzara los 250 km/h y acelera de 0 a 100 en 5,5 segundos. Más difícil de creer era el consumo medio oficial, cifrado en 11,3 litros cada 100 kilómetros. 

Aunque hay alguna unidad rondando los 30.000 euros, lo normal sería gastarse entre 42.000 y 60.000 euros.