En su segunda entrega, el Audi TT introdujo el motor 2.0 TDI de 184 CV, asociado a la tracción total quattro y a una caja de cambio manual, de seis velocidades. Gracias a ellos, esta versión de acceso homologaba un consumo medio de 5,5 litros cada 100 kilómetros. Un buen dato, que se veía acompañado por unas prestaciones razonables: 226 km/h y 7,5 segundos en el 0 a 100.

Puedes hacerte con uno de los más modernos, por cifras que se mueven entre 25.000 y 30.000 euros, o por unidades más veteranas, a partir de 15.000 euros.