Que un Aston Martin equipe un motor V8, en lugar de uno de sus famosos V12, ya haría dudar a muchos aficionados de la marca. Pero si encima procede de un modelo alemán, como sucede con el último DB11, es posible que se eche a reír.