Con 238.647 unidades vendidas, el Opel Calibra fue el coupé más exitoso de los años 90... y uno de los automóviles más deseados de la época. ¿Las razones? Una carrocería muy afilada -su coeficiente aerodinámico CX de 0,26 era el mejor del momento- y las prestaciones de sus versiones más potentes, entre las que se encontraba la variante Turbo.

Esta versión estaba dotada de un propulsor turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros y cuatro cilindros, combinado con una caja de cambios manual de seis velocidades. ¿Sus credenciales? Con 204 CV bajo el capó, este Opel era capaz de alcanzar 245 km/h...