Es uno de nuestros clásicos favoritos, probablemente, porque el Renault 5 Turbo sea el primer coche que viene a la mente de los aficionados de los rallies, cuando se pronuncia la palabra turbo

Diseñado por Gandini, este modelo nació para homologar el coche que competía en el Grupo B del mundial de rallies y, a lo largo de su vida, recibió varias actualizaciones, siendo el Renault 5 Turbo EVO 2, su variante más radical.

Para impulsarse, el modelo galo recurría a un motor turboalimentado de gasolina, de cuatro cilindros y 1.432 cm3, situado en posición central, que desarrollaba más de 160 CV. Por supuesto, la caja de cambios era manual, de cinco velocidades, y la propulsión trasera.