También conocido como Supercinco GT Turbo, fue el máximo exponente de los utilitarios deportivos de finales de los años 80 y principios de los 90. 

En la actualidad, esas cifras son 'pan comido' para la mayoría de los utilitarios a la venta, pero si tenemos en cuenta que este Renault equipaba una mecánica turboalimetada, con 1,4 litros de cilindrada y 115 CV, que pesaba 830 kilos y que medía 3,6 metros de longitud, entenderemos por qué era capaz de acelerar, de 0 a 100 km/h, en 7,6 segundos y anunciar una velocidad de 201 km/h

En 1987, recibió un restyling que incrementó su potencia hasta los 120 CV.