Cuando apareció, la prensa del motor definió al Ford Fiesta RS Turbo como el utilitario más brillante a la hora de transmitir sensaciones al volante. Además, su motor turboalimentado de gasolina, de 1,6 litros y 133 CV, convertía a este Ford en el modelo más rápido de su categoría, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y 212 km/h de velocidad máxima.