Los motores de cuatro cilindros nos vuelven a llevar a la competición. Concretamente, al 919 Hybrid, el modelo con el que Porsche disputó el WEC, entre 2014 y 2017, y con el que ganó tres ediciones de las 24 Horas de Le Mans.

En el caso del prototipo híbrido, el motor de combustión elegido era un 2.0 V4, que entregaba unos 500 CV de potencia, acorde a la reglamentación. Porque, como vimos recientemente en el 919 Hybrid Evo, esa cifra podía subir hasta los 720 CV...