Lanzado en 1976, para sustituir al 914, el Porsche de acceso a la gama de la época se ensambló en la factoría de Audi en Neckarsulm.

En este aerodinámico vehículo, el motor se ubicaba en la parte delantera. Además, no era un propulsor cualquiera, sino un cuatro cilindros en línea, de 125 CV, 'heredado' del Audi 100.

Más adelante, ya en 1986, el 924 S incluyó un motor originario de la firma de Stuttgart, el 2.5 del 944, con 150 CV.