Es algo más novedoso que su hermano de techo duro... e, incluso, puede que hasta más bonito. De hecho, quitarle el techo a este Maserati ha sido una idea óptima de cara a mejorarlo. 

Aunque está envejeciendo, sigue siendo atractivo y, probablemente, siempre lo será.