El California T fue el sucesor del California, frente al que incorporaba una mecánica turboalimentada. Aunque ambos modelos eran muy similares, Pininfarina actualizó su imagen exterior, para rejuvenecer su aspecto.

De hecho, este descapotable no desentonaría en el 'portfolio' actual de la marca italiana, si no hubiera sido reemplazado por el asombroso Ferrari Portofino