Parecía imposible concebir un automóvil más atractivo que los 550 Maranello y 575M, pero con el 599 GTB, aparecido en 2006, Frank Stephenson (hombre que diseñó los primeros coches modernos de McLaren) lo consiguió. Sin duda, el Ferrari 599 fue un automóvil excepcional.