Por si el Ferrari 458 no fuera suficiente, Pininfarina y Ferrari decidieron quitarle el techo, dando vida a la espectacular versión Spider

Viajar descapotado, sintiendo el viento en el pelo y con el motor V8 de fondo, es toda una experiencia.