Este Alfa Romeo Spider era, en realidad, un Brera al que se le había retirado el techo. Además, se trataba de un coche divertido y de precio accesible, que permitió acceder al gran público a un modelo diseñado por Pininfarina. Ojalá algún día 'resucite'.