Si alguien creía que en China jamás se tomarían en serio la producción de coches con un diseño personal, el DX7 es el modelo que demuestra lo contrario.

De hecho, en vez de fotocopiar vehículos europeos, como ha sucedido con varias compañías chinas, South East Motors recurrió a Pininfarina para diseñar el SUV DX7. El resultado final no está mal, pero... ¿esperarías menos de Pininfarina?