Una vez vez más, Pininfarina pretendía ofrecer su visión sobre el futuro del automóvil con el Sintesi. Entre sus soluciones más innovadoras, se encontraban unos depósitos de combustible integrados en la zona de las ruedas, para incrementar el espacio en el habitáculo, así como la posibilidad de comunicarse con otros vehículos de forma inalámbrica. 

Otro dato escandaloso era la potencia: el Sintesi combinaba el hidrógeno con otros biocombustibles, para desarrollar 700 CV de potencia. ¡Imagina cómo sería llevar a tus hijos al colegio en este coche!